Que amargas son las despedidas…

img_20161222_120327
De tierras vascas a cántabras a golpe de bielas.

¿Te alarmó el título? Disculpa solo fue un gancho para llamar su atención.

Capítulo 4.

–  Que buena experiencia por Bilbao me ha encantado. Algún día seguiré sus pasos. ¿Al final como llegasteis a Laredo?  Cuente cuente por favor, que me tienes enganchado a vuestras historias abuelo.
– Me alegro que te gustase, siéntate, y tómate tu Cola-cao que se te enfría,  seguiré contándote como tu padre y yo recorrimos  el norte de España sobre nuestras bicicletas.

Que bonito me ha quedado la introducción. Pero volvamos a la realidad que por ahí dicen que tan solo es necesaria una mentira para poner entre dicho 1000 verdades.

Pues continuemos por donde lo dejamos:

Pocos días han sido los que rodamos por Euskadi, pero como siempre, nos llevamos un bonito recuerdo de su gente, sus costumbres, tradiciones, su gastronomía ,  arquitectura y todo lo que rodea. Un rincón dónde sin dudarlo nos quitamos el sombrero, el casco o la txapela, con unas zonas y carriles bicis muy cuidados y sobre todo un respeto al ciclista cómo nunca antes había visto y , aunque suene una cursilada, este pequeño pero acogedor territorio con forma de corazón se ha llevado el nuestro, hemos recorrido tan solo Guipúzcoa y Vizcaya, pero que no se nos encele Álava, volveremos para rodarla.

Euskadi, eskerrik asko eta laster arte/Muchas gracias y hasta pronto.

– ¿Pero como fue esa jornada hasta Laredo?

– Espera que te lo cuento:
Seguir leyendo «Que amargas son las despedidas…»