Asturies, patria querida, Asturies de mios amores!

Bueno, bueno ¿por dónde íbamos?

IMG_20161228_160656.jpgAsturies, patria querida,

Asturies de mios amores;

¡Ai!, ¡quién tuviera n’Asturies

en toes les ocasiones!

Así dice su famoso himno y así lo sentimos, una vez más comprobamos que hay mucho más que sidra, que hay más sones que los de Melendi y más gastronomía que la fabada. Que Asturias te enamora desde el principio y el fin, de Alfa a Omega como las siglas de su bandera. Han sido pocos días desde que cruzamos aquel puente sobre el Deva y Bustio nos acogiera, pocos días desde que esa gran etapa con destino Gijón nos pusiera a prueba, no mucho desde que Vicente se preocupase por nosotros o aquel merecido descanso en Luarca, sin olvidarnos de aquél café con que nos brindó aquella mujer pasado Villaviciosa, pocos días pero suficientes para conocer de cerca a su gente y su hospitalidad.

IMG_20161226_135921.jpg

Nuestra salida desde Luarca con las pilas recargadas nos hizo disfrutar nuevamente del camino, de la compañía de aquella pareja rumana-francesa que conocimos en el albergue y del rodar hasta aquel puente sobre Navia. Una vez más disfrutamos con alegre pedalear con el verde paisaje, con sus pistas forestales cargadas de restos de castañas, hojas secas y caballos IMG_20161228_113054.jpgbretones y sobre todo disfrutamos de la mejor despedida que nos pudieran brindar, el sonar de aquella banda de gaitas asturianas con sus característicos tres roncones, un sonido angelical acompañado de un tambor que se nos quedaría sonando y tarareando en nuestra mente hasta el momento en el que sin darnos cuenta despidieramos a Figueras y pisamos tierras gallegas en Ribadeo. Una entrada para nosotros triunfal sobre aquel puente sobre la Ría de Ribadesella o mejor dicho sobre la Ría del Eo!

IMG_20161228_160327.jpg

Hasta Pronto amigos!!!!

A un hilo del desvanecimiento.

28 de Diciembre de 2016

¿Os suena la fecha verdad? Día de los Santos Inocentes. Aún recuerdo aquella anotación, aquél diario público de viaje, aquella fatídica crónica, la cual, en el momento de su publicación bien  podría haberse entendido como una dura inocentada, pero  desgraciadamente no fue así.

Afortunadamente el cuerpo humano, ese gran sabio, ese gran sistema interconectado que todos poseemos, ese gran organismo que sabe afrontar y defenderse sobre ataques externos, ataques de organismos unicelulares o de cerebros unicelulares como fuera nuestro caso, cuidaría de nosotros.

Where is the Limit?

Dice un conocido spot publicitario; el límite de ellos no lo sé, el mío sin duda aquella jornada lo alcanzaría con creces.
¿Pero que hicistes pedazo de burro?- 

Comencemos pues:

La etapa desde el albergue de Rosa, nueve kilómetros antes de Ribadesella, se convertiría en un mártir, una etapa endiablada de 71 km y un desnivel acumulado de 1400 metros.  Desde aquel lugar partimos con la idea preconcebida de que solo serían 2 puertos no muy importantes, lo que muy a nuestro pesar no sabíamos era que el mayor desnivel lo tendríamos en un falso llano que con subidas y bajadas continuas nos iría castigando poco a poco.

Captura de pantalla 2017-03-29 a las 22.04.05

Nuestro pedalear nos llevaría de forma alegre hasta Villaviciosa. Lugar donde nuestra senda podría desviarse por el sur rumbo a Oviedo, o mas al norte, en dirección Gijón. Tras plantearnos hacía que lugar avanzar, decidimos decantarnos por Gijón,  unas de las decisiones tal vez mas erradas de nuestros viajes, o tal vez no, y el destino así lo quiso. ¿Quíen sabe? a estas alturas qué mas dará ahora..

IMG_20161226_141410Sería desde aquel lugar y momento donde nuestro pedalear alegre se acabase, comenzando una serie de altibajos aparentemente inocentes, pero tan peligrosos como perro que no ladra pero muerde.  Los altibajos, los dos picos que ya sabíamos y el tiempo de luz se pondrían en nuestra contra. Anímicamente, físicamente y moralmente agotados, tuvimos la suerte de dar por el camino  con una casa que ofrece ayuda a todo peregrino que pasa por allí , lugar que como agua de mayo nos daría nuevamente la vida, “El Peregrin Cansau” tenía rotulado en su covacha. El trato con aquella señora tan humilde y entregada, la invitación a un café y varios polvorones, se convirtieron en los responsables directos de que dejásemos pasar el tiempo, todo eso y  y el ronroneo de sus gatos y sus juguetones  perros harían el resto.

IMG_20161226_142051

Pero como era de esperar, tocó  despedirse. Por delante el peor de los puertos que tendríamos que afrontar, – “deberíamos de haber traído la tienda de montaña”- lamentaremos más de una vez –“No puedo más, en la próxima casa abandonada nos quedamos”- Exhausto comentaba – “No tenemos apenas comida ni agua Jesús”-  “Me dá igual papá, no doy más de mí”. – “Vamos chico un poco más, tu puedes hacerlo”.   Gijón sin duda se nos estaba atravesando. Pero entre tanto llanto y suspiro  al fín conseguimos coronar el mayor de los puertos y respirar profundamente antes de disfrutar  con aquélla bajada interminable.

IMG_20161226_170423.jpg

Como era de esperar, finalmente nos cogería la noche.  Una familia al vernos cansados y con caras de circunstancia se interesaría por nosotros y trató de ayudarnos. 

– ¿Necesitais pasar noche? Os pregunto en un hotel cercano – Haría uso de su teléfono móvil para localizarnos alguna habitación disponible – ¿Espera hacia dónde vais?

– Tenemos intención de llegar a Gijón. ¿Queda mucho? No damos para más. 

– No, que va tan solo 10 km y os aseguro que es todo cuesta abajo.

-Enserio? Gracias! seguiremos pues.

Con la noche más oscura, luces delanteras y traseras y chalecos reflectante trabajando al 120% pupilas abiertas como platos y un gran dolor que me oprimía el estómago, señal de que el esfuerzo estaba llegando a su límite, llegaríamos a nuestro destino.
Pero aún no habíamos acabado, un largo caminar de casi 3 km a través de las largas avenidas de la ciudad nos dejaría en casa de Vicente, nuestro ángel de la guarda gijonés .

Cómo os dije al principio el cuerpo es sabio y sobre todo tiene un límite, límite que después de una semana sin descanso y la etapa vivida, lo superé con creces.  Sería en el final del día, tras una ducha en la que el citado límite explotaría, mis piernas flaquearían  y el cuepo me haría vivir una de las mayores pajaras de mi vida, exhausto, mareado, en otro mundo y sin fuerzas caí rendido en aquél sofá.

Aconsejados por Vicente y su anciana madre, a los cuales desde aquí tengo que agradecer que tanto se preocuparan por mi estado  durante aquella noche y días venideros, tomaríamos la decisión  de parar de rodar por un día completo, manteniendo  un merecido y necesario descanso y reposo.

Y así fue, ¿quíen no lo hubiera hecho después del episodio vivido? A las 07 de la mañana tomaremos el tren que nos llevaría hasta Luarca. lugar donde pudimos disfrutar del citado descanso.

Where are the limit? Creeme mejor no lo busques y sal a disfrutar del camino. 

Un Abrazo amigos

Y sonarán las gaitas asturianas.

logo4

Asturias, paraíso natural, al menos eso dice su eslogan. ¿Pero era cierto o solo un reclamo publicitario? Yo ya tengo mi opinión ¿Quieres conocerla? Sigue leyendo.

IMG_20161225_132125

Nuestro pedalear por tierras asturianas daría lugar,  un solitario y festivo 25 de diciembre, por delante playas, acantilados, monumentos naturales, y cuerpos llevados al límite del abandono, música popular y algún que otro día de descanso, pero no adelantemos acontecimientos. Mejor comenzamos con la primera de las tres crónicas asturianas: 


San Vicente de la Barquera (Cantabria) 08,00 am:

IMG_20161225_111835Tras despertar y con el protocolo oficial, partimos con la despedida amarga a tierras cántabras y la ilusión por conocer la asturiana, un puente sobre el Río Deva haría de lazo de Unión entre Unquera y Bustio, localidades cántabras y Asturiana respectivamente, dicho puente nos brindará con el reflejo de ambas poblaciones en las aguas del Deva, acompañados con el extraño, agradecido y acogedor tiempo soleado que estamos teniendo.

El camino oficial por carretera estaba resultando pesado, así que decidimos seguir con la recomendación costera del Gr_9 y bendita decisión, adiós a los escasos coches que circulaban de vez en cuando junto a nosotros. De nuevo junto a pastos verdes y sobre todo haber sido recibidos por un espectáculo de la naturaleza. – ¿Dónde? ¿Cual?- Pues junto a las proximidades de Puertas de Vidalgo.  La madre tierra nos mostrará el espectáculo de los Bufones de Arenillas, pero no, estos bufones no nos harían reír más bien dejarnos perplejos al oír el bufido del mar atravesando las cavidades de piedra caliza y saliendo al exterior, por aquella abertura en la piedra, al más puro estilo de un geyser pero con la expulsión del agua, es un fenómeno que destaca en invierno en épocas de lluvias y con la marea alta, así que ya podéis imaginar el disfrute cuándo teníamos todos los requisitos a nuestro favor.

IMG_20161225_135631_BURST003
Bufón de las Arenillas 

Como una imagen vale más que mil palabras y un video más que dos mil, aquí os dejo este espectaculo y más imformación sobre este fenomeno natural :

Tras este apunte de Geología y tras el almuerzo en aquel inimitable lugar seguimos en la búsqueda de Llanes, un pueblo de cine del que no salimos como extra pero si por la puerta de atrás, nos hubiéramos quedado más tiempo pero dejamos mucho tiempo pasar con los bufones y el sol corría en nuestra contra así que decidimos seguir. Un duro paseo debido al continuo sube y baja del terreno nos llevaría a los pies de la playa, que aunque solo rodamos escasos 200 metros por ella, ha sido un placer volver a oír el sonido de las olas y sentir su olor característicos. Por otro lado nos hemos desorientados por primera vez con el camino de Bricia, pero finalmente pudimos recuperar nuestro camino a Ribadesella y dar por concluida con nuestra jornada en este embaucador albergue regentado por Rosa.
Gracias Asturias por la bienvenida.
Eso es todo por el momento.
Un abrazo y hasta la próxima:
IMG_20161225_144157
“Gaitas” El fiel cane que se ofreció de guía a cambio de un trozo de pan.