Por tierras Manchegas. De Villanueva de los Infantes a Valdepeñas.

Buenas a todos!
¡Seguimos con las crónicas manchegas!

Amanece en Villanueva, parece que la morena de Antena 3 ha guardado el paraguas, recojo con ganas y empaqueto el material . Todo listo, voy a calzarme… horroooooor el calcetín mojado hasta el último elastiquillo, que suerte la mía,  las zapatillas de la bici aún estaban empapadas, había olvidado pedir periódicos viejos para acelerar su secado, suerte que siempre llevo los “Queshua” para estos imprevistos que aún en ausencia de calas al menos llevas los pies secos…

Bajo a desayunar y con carita de pena. Negocio con la mujer:

– Sé que el desayuno es buffet, pero solo necesitaría una tostadita y un café, anda pórtate y no me cobres los 5 euros del bufé enteros…- accede con más simpatía de lo habitual en estos casos, ya que lo normal es que te digan ¿y a mi que me importa? Es lo que vale y punto.-
A pesar de estar solo y tener frente a mí todo un surtido de manjares, soy fiel a mi palabra, no caigo en la picaresca y tomo solo lo acordado.

-¿Cuánto te debo guapa? – Dame 2 euros anda.

Ahora sí que sí , salgo y comienzo mi jornada, no sin antes fotografiar la plaza principal, ya que no lo hice por riesgo a mojar la cámara el día anterior.

P1000574.JPG
Villanueva de los Infantes

Sigamos nuestra senda maestro Yoda. Entramos en la pista con desconfianza y temor, tierra de viñedos, pista arcillosa, poco compacto, muchas marcas de tractores…auguro problemas en los próximos kilómetros. Poco me equivocaría, antes de lo que pensaba, me encontré sin salida y embarrado hasta las rodillas. El trazado de mi gps nada tenía que ver con la senda original, cuando trataba de recuperarlo, otro barrizal me encontraba; la tierra arada y las fuertes lluvias, es lo que tiene…

No me queda otra, tengo que ser infiel a mis principios, toca dejarse la moral por los suelos, toca “bajarme del burro” y empujar a regañadientes, toca alterar mi ruta y tomar asfalto. Consigo encontrar un camino que me devuelve a la carretera sin demasiado pastizal y me incorporo.

Bueno, al menos tiene buen arcén; dos lagrimones ficticios de coraje caen por mi rostro, los que me conocéis ya sabéis cuánto me niego a rodar en compañía de coches.
Dicha carretera me desviaba de mi ruta original como ya dije, pero esto es aventura y ya desviados ¿qué más da improvisar, no? Valdepeñas me esperaba! Pedaleo entre toboganes y alguna que otra larga cuesta, no estoy tranquilo, decido parar y pensar en cómo reparar el espejo. Recuerdo un video de Pablo de Bikecanine, en el que lleva el retrovisor atado a un palo de madera. Buena idea…
Dónde busco yo ahora un palo Jesulito? La respuesta la tenía frente a mi, en mis narices. – ¡Ya está, lo tengo! Varillas de la tienda de campaña, bridas por doquier y más de una vuelta de cinta aislante al inventillo improvisado; y, porque no estaba mascando chicle, que si no, ya le hago hasta un sistema eléctrico de intermitentes a lo Macgyver.

IMG_20170513_121314.jpg
Dame un par de bridas y sujetaré el mundo!

Va siendo hora de comer y decido parar a tomar algo en un bar de gasolinera.

– Zumo de piña y un montadito de lomo por favor – Aparece con un platito de chorizo a la brasa, con su cardito chorreando el pan… se me caen dos lagrimones mientras lo devoro. Aparece el citado “montadito XL” con su lomo a la plancha, su queso fundido y su tomatito. «¿Se nota mucho que aún no he almorzado mientras escribo esto?»

El del bar me intenta vender un botijo de barro de 5 litros de recuerdo, que lo enganche encima de las alforjas decía, que él me presta los elastiquitos… «ya estoy yo cargando con un botijo de barro…»

Seguí mi pedalear e improvisé mi senda por las calles de Valdepeñas, en la búsqueda de un techo, no hubo suerte en Warmshowers ni Couchsurfing.

Ya alojado oigo desde mi habitación una música familiar, una banda de cornetas y tambores, ¿Ein? Me he desviado y he vuelto al sur? Sabía que debía de haber girado la segunda a la derecha, me asomo al balcón y descubro el lento avanzar de un Paso procesional, por poco me arranco con una saeta al estilo andaluz, pero desconozco si por tierras manchegas siguen la misma tradición. P1000584.JPG

Gastronomía, cultura y tradición. ¿Qué más podía pedir para esta etapa?

Un abrazo amigos!

Enlace a fotos de la jornada:
https://www.flickr.com/gp/154861572@N04/ooMjv5

 

De Alcaraz a Villanueva de los Infantes pasado por agua.

De Alcaraz a Villanueva de los Infantes

Mi aventura comienza dudosa con la mirada al tiempo, repasando una y otra vez lo que decía la morena de Antena 3, frentes lluviosos, un tornado en El Rompido (Huelva), temporales de viento en el mar de Alborán, grandes litros de agua por metro cuadrado en noroeste del país y, lo que más “me interesaba”, cielos parcialmente nublados con lluvias y algún porcentaje tormentoso en el Sistema Central.
Con este panorama, como para no apurar al máximo el “check out” del alojamiento. Decido salir a desayunar para pensar con más claridad. – un café con leche y media tostada por favor -. Mientras desayuno oigo al dueño del bar y a un vecino comentar el desgraciado suceso de un homicidio entre dos vecinos del pueblo… en mi cabeza en ese momento, un único pensamiento, ¡ya está el tío pedaleando!

http://eldiadigital.es/not/217278/imputado-como-presunto-autor-de-un-delito-de-homicidio-uno-de-los-dos-detenidos-por-el-caso-de-viveros

Subo por mis cosas y comienzo a pedalear con la mirada puesta en el cielo que,aunque gris, de momento estaba sin agua.

Me lo tomé con demasiada tranquilidad, ya que hoy me apetecía disfrutarlo más. El terreno también acompañaba con llanuras y ligeros desniveles. La temperatura desciende, el viento rola algo y los pajaritos están ajetreados a mi paso, una de dos, o me están saludando alegremente o es que va a llover inminentemente, lógicamente no me sonaba el pico y la carita de esas aves de nada así que, como era de esperar, comenzó a llover fuerte y tocó mojarse. Lo bueno, que eran nubes que te mojaban durante dos minutos y dejaba de llover. Lo malo, la caja de frenadol que voy a tener que tragarme al llegar a Cádiz.

Entro en Villanueva de la Fuente, almuerzo el bocadillo de sardinillas en tomate que me sobró de la noche anterior y descanso en un pequeño banco. Una frenada en un stop y un golpe metálico me hacen girar mi cabeza a la izquierda, con lo que veo que el remolque de un vehículo se había desprendido de su bola. Toca dejar las sardinas a un lado para ayudar al señor, sin que me lo pida, a enganchar el remolque correctamente y conectarle las luces, ya que el señor no atinaba con la conexión, engancho, conecto me voy a la parte trasera, me subo, -no se mueve, levanta el vehículo, todo correcto ahora si que está fijo, puede usted seguir la marcha.
Acabo con las sardinas que habían dejado las hormigas sin devorar durante mi ausencia,  y paseo por el pueblo, están recogiendo el mercadillo municipal, aun así, me da tiempo a comprar frutos secos y algo de fruta, venga vale… y una bolsita de chuches, que se antojaron.

Mi ruta seguiría rumbo a Montiel, donde un gran Castillo (cabecera de la entrada) sobre una colina me recibe. Recorro sus calles y veo que a partir de las 20:00 estarán cortadas por procesión, investigo un poco y veo que son fiestas patronales en honor a la Virgen de la Misericordia, aunque un chico me cuenta que la festividad principal de reclamo turístico del pueblo,  se da en marzo con las jornadas medievales.

Trato de quedarme allí, pero faltaban mas de 4 horas para la procesión y la única pensión del pueblo abría en 3 horas, por lo que tras meditarlo seguí rodando los 13 km que distaban a Villanueva de los Infantes.
Los pajaritos vuelven a alegrarse al verme y las nubes lloran de nuevo a mi paso, otra mojada corta pero intensa.

– Me puede usted encargar otra cajita de frenadol para la semana que viene? Gracias

Ya sin apenas agua del cielo y con mucha sobre mi, entro en la Oficina de Turismo a sellar y de paso preguntar por alojamiento, la mujer estaba con llaves en mano para cerrar, decide retornar sus pasos y ayudarme, se interesa por mi ruta y anota mi blog para seguirme.

Y bueno eso fue todo lo que recuerdo de aquella jornada de mayo.
Un abrazo amigos!

Y como premio por llegar hasta el final…
Fotos de la Etapa

Uniendo Provincias. Ciudad Real – Albacete.

 

Día 0

5 de la mañana, me desvelo y despierto, los gatos me miran , ojos achinados , abaniquean su cola en señal de protesta, apague la luz y siga durmiendo, declino su tentadora oferta y les hago caso omiso. Lo siento amigos esta vez vuestras cautivadoras pupilas y vuestros largos bigotitos no podrán convencerme, ya es la hora de partir. Mientras preparo y cargo bicicleta y alforjas, sus cuerpos se apoyan junto al poyete de la entrada, tras la reja forrada de blanca malla protectora, su mirada felina se clava en la mía, Jimmy se despide maullando en la soledad de la noche, mientras que la tranquila July me devuelve un lento parpadeo de los suyos, no se preocupa sabe que pronto volveré.

Portaros bien, y cuida del glotón de Jimmy, ¡Y espabila! ¡que el gordito se come todo tu pienso tonta! No preocuparos que en un par de día vendrá vuestro viejo amigo Miguel para que vuestra estancia sin mí sea lo menos dura posible.- Julie frunce  su ceño, “Qué tío mas pesado” debe pensar.

Por delante 5 horas, varias vueltas “al cassete” con coplillas gaditanas y alguna que otra parada para estirar las piernas.

Ciudad Real, me da la bienvenida, mi primera parada obligada, Decathlon, – Aviso a modo telegrama a mis seres queridos mediante la lista de difusión creada en WhatsApp. “Acabo de llegar a Ciudad Real, todo bien, un abrazo” Mientras que la aplicación se encarga de comunicar al selecto grupo. Yo me encargo de entrar a buscar la alforja delantera para el manillar, – Pero pichita mía, ¿No has tenido tiempo de comprarla antes?- Pues no. La cremallera decidió dar por concluida su etapa viajera y la vida del cicloturismo, teniendo que sustituirla sin previo aviso, – “Ya hablaremos tu y yo seriamente de lo de avisar con  15 días de antelación… ” –

Todo preparado. Aparco el coche y me dispongo a  rodar ¡Arrancamos entonces! Antes de girar la primera calle, soy yo el que frunce el ceño esta vez,  siento que me falta algo, ¿habré “apagao” el butano? ¿Aparté el puchero del fuego? ¿El coche está cerrado?  Uyyyyyyyy el móvil y la cartera que no lo he cogido del pantalón que he dejado de muda en el coche! Vaya cabeza pichita mía… ¿Os imagináis que hubiera sido de mí sin dinero y sin forma de comunicarme?  ¡Eso sí que hubiera sido auténtica Autosuficiencia!

Venga ahora sí que sí, ah, no, espera, ésto que es? Que hueco más grande en la rueda, alaaaa si me falta un radio. Me vuelvo a una tienda cercana para que me lo reparen, uno nuevo y listo. De paso se encargaran de cuidarme el coche bajo sus cámaras de seguridad durante mi ausencia. Gracias por el detalle amigos. 

Bueno, ¿ya está bien no? peor no he podido empezar, ¿o sí? pues no que está refrescando, uy si creo que me ha caido una gota, no sé  el bote de agua parece estar bien cerrado, miro al cielo. Ofuuuuuu, corre que te corre y a ponerse a cubierto que la mojada no sería pequeña.  Me refugio en Renfe, miro la hora y pienso sobre los acontecimientos vividos, toca decidir, seguir, adelante o cambiar los planes. Finalmente decido cambiar el orden de los factores, – que dicen q no altera el producto- en lugar de ir de Ciudad Real a Albacete pues hago Albacete – Ciudad Real.

Listo, parto en  tren rumbo a Albacete y gasto todos mis cartuchos en buscar alojamiento en una localidad que bien conozco desde pequeño, Couchsurfing, Warmshowers, muchos directamente ignoran mi mensaje, otros declinan mi petición debido a lo precipitado del mensaje, Gonzalo, que en un primer momento no se presta convencido, acaba invitándome a compartir estancia con él y su pareja, mientras tanto Ana Belén me contesta “¿A qué hora llegarás? No hay problema, estaré por casa, toma mi dirección.” Decido no estropear la velada romántica del compañero Gonzalo y decantarme por el nuevo ofrecimiento. Objetivo conseguido! No dormir bajo un puente!

Saludos, presentaciones, 2 besos, sientate, relajate, lo que necesites, estás en tu casa. Adoro este tipo de hospitalidad!

Por delante, una buena tarde de charlas y  muestras de proyectos personales, vivencias y recuerdos de viejos viajes vividos más allá de nuestras fronteras, motivados por algún que otro proyecto solidario, que no hace mas que afianzar el corazón humilde de quien me hospeda. ¿Que profundo me he puesto no? Bueno sigo…

Ana Belén, me lleva a conocer uno de estos proyectos de los que forma parte  y en los que se siente uno como en casa,  el Centro Social Autogestionado La Casa Vieja o CSA La Casa Vieja para los amigos,

– ¿unas verduritas ecológicas?  Ven te muestro un ventanal fabricado con restos de ventanas y una puerta con pedacitos de puertas recicladas, ¿Estamos alicatando la cocina, ¿tú de albañilería como vas?

– fatal, para qué engañarte.

–  ¿te apetece una Quijota?

Eso que es Ana? 

– nada tranquilo una cerveza de aquí-

Vale, pero suavecita, que no he comido nada desde esta mañana  y ya es casi la hora de cenar.

La mirada se me perdería entre las obras de pintura colgada, los detallitos y rótulos de aquel sano lugar, oye! que hasta un “tablao flamenco tenía” – Te presento a unos amigos, él es Paco, ella Marian y él es Alo, – encantado- igualmente amigos.

La noche caería tras las risas y la admiración  de las historias de estos locos soñadores, ¿Alo, existirá aún ese iglú en la nieve del que nos hablabas? Quien sabe…

¿Pero qué es en sí la llamada Casa Vieja?

Podría explicarlos yo, pero también podría extraer de su página oficial su propia presentación, así que… ¿Qué mejor que ellos mismos para dar a conocer su proyecto.

Captura de pantalla 2017-06-17 a las 23.00.17

Más que intentar explicar lo que es la Casa Vieja, primero, habría que decir lo que no es:

  • No es una asociación sectaria.
  • No es una organización jerarquizada.
  • No se debe a ninguna marca o partido político.
  • No es un negocio.
  • No es elitista, no es cerrada y no pretende marcar estilo o moda.
  • La Casa Vieja es un concepto, una idea, un espíritu.
  • Sin apellidos, es una alternativa a la cultura oficial, a la cultura de despachos.

En otros países, en democracias más desarrolladas, estas alternativas suelen estar apoyadas por instituciones públicas. En estos países, a estos espacios se les llama “espacios producentes”, dedicados a la creatividad de una manera informal y libre. Lamentablemente, aquí, lo que no da votos no interesa. Aquí, solo interesan los macroproyectos culturales y las macroempresas de consumo masivo.

La Casa Vieja apuesta por los productos de la zona en la que vivimos. Productos de calidad que se elaboran respetando el medio ambiente, con el fin de mejorar la calidad de vida de nuestro cuerpo. También productos creativos para mejorar la calidad de nuestra mente y de nuestro espíritu.

La Casa Vieja, como ya se ha dicho, no tiene nombres de personas, no tiene líderes. Es una idea que pretende englobar todos los ideales y proyectos de una manera natural y sencilla. Un lugar abierto a la formación de talleres artísticos, gastronómicos con productos ecológicos y exposiciones. Abierto a la investigación social, como diálogo interdisciplinario sobre los problemas de la vida, del espíritu y de la naturaleza. Engloba a cualquier ciudadano motivado, comprometido e interesado en otra “cultura”. Otra cultura que no sea solamente la que nos filtran los medios de comunicación, sino la que está viva, la que nos rodea y que, muchas veces, no vemos por falta de financiación o de otros intereses. Esa otra cultura donde el “capital” no es el dinero, el “capital” son las capacidades y el producto de las capacidades. Esa capacidad que el hombre invierte en el trabajo es el producto que crea, desde el respeto y el cariño por lo bien hecho, ya sea un poema, una escultura o una mermelada. La creatividad orientada al conjunto de la sociedad.

A La Casa vieja no le interesan las grandes estrellas ni las grandes empresas o grandes negocios. Es, simplemente, un espíritu hecho de pequeños sueños, pequeñas estrellas para conformar un bonito firmamento lleno de información, expresión, aprendizaje, intercambio, adquisición y exposición.
– – – – – – – – – – – – –
“Todo en la naturaleza, todo árbol, todo animal tiene su propia mística, sus propios secretos que todavía no han sido resueltos, que no han sido considerados en nuestra presente civilización con su comprensión materialista y politeísta de la ciencia y el arte. Por eso hago énfasis en la necesidad de cambiar la comprensión que tenemos de la ciencia y del arte y de ampliar nuestra idea de realidad. La concepción expandida del arte está relacionada con la capacidad creativa del hombre.”

Joseph Beuys.

WhatsApp Image 2017-05-31 at 14.55.13
De izquierda a derecha: Alo, Ana y Merce. Grandes amigos que dejas en el camino!

https://lacasavieja.org/

Despedida amarga -¿Volverás?- Claro que sí Marian, seguramente nos veamos de nuevo.  Pero mi estómago no puede más. Lo siento ¿Volvemos ya a casa? Vale, la salida es por allí – Oye y este mozo? A mi no me lo presentas?- Claro perdona es que he dejado lo mejor para el final!  Comentaba Ana mientras reían, Merce- Jesús, Jesús- Merce. Encantado señorita, un placer – Igualmente chico.

Ya de vuelta y mientras Ana Belén preparaba la cena yo aprovechaba para sacar mis nuevas herramientas y solucionarle el problema a una mesa temblorosa, unos ajustes por aquí, otros por allí, Viva los cursos del barbas de Bricomanía – ¡Anda! si no se mueve ni un vaso de agua  Gracias!- no hay de qué muchacha!

P1000505.JPG

Todo pasa por algo, y si todo no se hubiese puesto tan en contra, tal vez no hubiese conocido a estos grandes personas y jamás hubiera compartido tan grata convivencia con ellos.

GRACIAS AMIGOS POR DARME LAS FUERZAS QUE NECESITABA PARA COMENZAR MI NUEVA AVENTURA

Asturies, patria querida, Asturies de mios amores!

Bueno, bueno ¿por dónde íbamos?

IMG_20161228_160656.jpgAsturies, patria querida,

Asturies de mios amores;

¡Ai!, ¡quién tuviera n’Asturies

en toes les ocasiones!

Así dice su famoso himno y así lo sentimos, una vez más comprobamos que hay mucho más que sidra, que hay más sones que los de Melendi y más gastronomía que la fabada. Que Asturias te enamora desde el principio y el fin, de Alfa a Omega como las siglas de su bandera. Han sido pocos días desde que cruzamos aquel puente sobre el Deva y Bustio nos acogiera, pocos días desde que esa gran etapa con destino Gijón nos pusiera a prueba, no mucho desde que Vicente se preocupase por nosotros o aquel merecido descanso en Luarca, sin olvidarnos de aquél café con que nos brindó aquella mujer pasado Villaviciosa, pocos días pero suficientes para conocer de cerca a su gente y su hospitalidad.

IMG_20161226_135921.jpg

Nuestra salida desde Luarca con las pilas recargadas nos hizo disfrutar nuevamente del camino, de la compañía de aquella pareja rumana-francesa que conocimos en el albergue y del rodar hasta aquel puente sobre Navia. Una vez más disfrutamos con alegre pedalear con el verde paisaje, con sus pistas forestales cargadas de restos de castañas, hojas secas y caballos IMG_20161228_113054.jpgbretones y sobre todo disfrutamos de la mejor despedida que nos pudieran brindar, el sonar de aquella banda de gaitas asturianas con sus característicos tres roncones, un sonido angelical acompañado de un tambor que se nos quedaría sonando y tarareando en nuestra mente hasta el momento en el que sin darnos cuenta despidieramos a Figueras y pisamos tierras gallegas en Ribadeo. Una entrada para nosotros triunfal sobre aquel puente sobre la Ría de Ribadesella o mejor dicho sobre la Ría del Eo!

IMG_20161228_160327.jpg

Hasta Pronto amigos!!!!

Y sonarán las gaitas asturianas.

logo4

Asturias, paraíso natural, al menos eso dice su eslogan. ¿Pero era cierto o solo un reclamo publicitario? Yo ya tengo mi opinión ¿Quieres conocerla? Sigue leyendo.

IMG_20161225_132125

Nuestro pedalear por tierras asturianas daría lugar,  un solitario y festivo 25 de diciembre, por delante playas, acantilados, monumentos naturales, y cuerpos llevados al límite del abandono, música popular y algún que otro día de descanso, pero no adelantemos acontecimientos. Mejor comenzamos con la primera de las tres crónicas asturianas: 


San Vicente de la Barquera (Cantabria) 08,00 am:

IMG_20161225_111835Tras despertar y con el protocolo oficial, partimos con la despedida amarga a tierras cántabras y la ilusión por conocer la asturiana, un puente sobre el Río Deva haría de lazo de Unión entre Unquera y Bustio, localidades cántabras y Asturiana respectivamente, dicho puente nos brindará con el reflejo de ambas poblaciones en las aguas del Deva, acompañados con el extraño, agradecido y acogedor tiempo soleado que estamos teniendo.

El camino oficial por carretera estaba resultando pesado, así que decidimos seguir con la recomendación costera del Gr_9 y bendita decisión, adiós a los escasos coches que circulaban de vez en cuando junto a nosotros. De nuevo junto a pastos verdes y sobre todo haber sido recibidos por un espectáculo de la naturaleza. – ¿Dónde? ¿Cual?- Pues junto a las proximidades de Puertas de Vidalgo.  La madre tierra nos mostrará el espectáculo de los Bufones de Arenillas, pero no, estos bufones no nos harían reír más bien dejarnos perplejos al oír el bufido del mar atravesando las cavidades de piedra caliza y saliendo al exterior, por aquella abertura en la piedra, al más puro estilo de un geyser pero con la expulsión del agua, es un fenómeno que destaca en invierno en épocas de lluvias y con la marea alta, así que ya podéis imaginar el disfrute cuándo teníamos todos los requisitos a nuestro favor.

IMG_20161225_135631_BURST003
Bufón de las Arenillas 

Como una imagen vale más que mil palabras y un video más que dos mil, aquí os dejo este espectaculo y más imformación sobre este fenomeno natural :

Tras este apunte de Geología y tras el almuerzo en aquel inimitable lugar seguimos en la búsqueda de Llanes, un pueblo de cine del que no salimos como extra pero si por la puerta de atrás, nos hubiéramos quedado más tiempo pero dejamos mucho tiempo pasar con los bufones y el sol corría en nuestra contra así que decidimos seguir. Un duro paseo debido al continuo sube y baja del terreno nos llevaría a los pies de la playa, que aunque solo rodamos escasos 200 metros por ella, ha sido un placer volver a oír el sonido de las olas y sentir su olor característicos. Por otro lado nos hemos desorientados por primera vez con el camino de Bricia, pero finalmente pudimos recuperar nuestro camino a Ribadesella y dar por concluida con nuestra jornada en este embaucador albergue regentado por Rosa.
Gracias Asturias por la bienvenida.
Eso es todo por el momento.
Un abrazo y hasta la próxima:
IMG_20161225_144157
“Gaitas” El fiel cane que se ofreció de guía a cambio de un trozo de pan.