De Toledo a Escalona con Agentes del Orden Incluido.

P1000771.jpg
Amanece en Toledo, cielo gris, amenazador y preocupante, Zeus aún duerme, salgamos sin hacer ruido y despacito no vayamos a despertarlo. Al parecer, ayer se acostó tarde, dejándolo todo preparado, nubes cargadas de agua y la batería de los  rayos enchufada y con su luz parpadeante de carga.
Lo primero que hicimos fue ir a las dependencias del obispado toledano en la búsqueda de la credencial del peregrino para mi padre.
Como dos turistas, fuimos mezclándonos entre los grupos de procedencia oriental, con Panasonic al cuello incluida y , por supuesto,  luciendo nuestras mejores galas.
Mira esa es la Alcázar y aquello que se ve allí a lo lejos parece ser el Monasterio de San Juan, pero no perdamos la vista a la Catedral que es donde vamos.
P1000785.JPG
– Compadre, te ha caído una gota o es cosa mía?
– Pues para mí que sí, en!
Y a correr.. que parece que Zeus se estaba despertando y lavando la cara.
P1000775.JPG
Mientras nos alejábamos de la ciudad en una continuado ascenso, pudimos comprobar que el tiempo solo nos dio una pequeña tregua, sobre nosotros las nubes producían unos enormes estruendos, que nos haría aligerar el paso, en la lejanía varías cargas eléctricas, en forma de rayos, nos haría tomar la sabia decisión de retomar nuestros pasos y buscar un lugar seguro, hasta que la tormenta se desvaneciera, una vieja fábrica de cemento, nos daría la protección necesaria en ese momento. Mientras esperábamos varios medios digitales, darían la triste noticia del fallecimiento de un ciclista alcanzado en la vecina provincia de Teruel…
Desde historiasdeunaguacero os informamos que estamos bien! A pesar de la gran granizada y las sacudidas de Zeus, empeñado en jugar con sus rayos contra nosotros, con suerte el pobre ya con la edad de puntería no anda muy bien, las cataratas y la vejez que no perdonan…Tampoco nos podemos quejar mucho, solo nos mojamos una vez y con suerte pudimos refugiarnos en un hangar del una fábrica de cemento. El resto del día afortunadamente sin agua, por lo que el camino hasta Escalona con tregua, esperamos que no sea algo puntual! Parece que la tormenta va perdiendo fuerza, si es que no hay quien pueda con estos dos alforjeros. Unnnnn abrazo amigos!

Una parada en el camino junto a una pequeña capilla para prepararnos nuestro menú suculento de sopa de sobre, placeres que se da uno en este mundo del cicloturismo…

P1000791.JPG

Venga viejo, ya estamos llegando a Escalona, vamos a llamar a los agentes de la autoridad para pedir las llaves del albergue municipal.

– Mira que somos dos peregrinos, que para quedarnos en el albergue si puede ser…

– Claro mira os esperamos allí, tenéis que seguir la plaza de los arcos, luego la tienda de verduras a la derecha, pasas por aquí por allí y luego para el otro lado. ¿Alguna duda?

– Ninguna todo correcto.

Dos horas después… – ¿Os ha pasado algo? Tenemos que irnos y dar el relevo a los compañeros. Dónde estáis?

– Aquí en una calle con murallas… – El pitorreo era inminente… nuestras caras ,debido al cansancio ya no estaban para muchas bromas, pero para ser sinceros, demasiada paciencia había tenido con nosotros, y más cuando el albergue no estaba ni a 5 minutos de nosotros y nosotros echamos 120 en llegar aiiixxxx.

Después de un ridículo de tal envergadura, tan solo pudimos agachar la cabeza y sonreír con nuestra mejor sonrisa forzada.

P1000800.JPG

Más Fotos de la Jornada:

https://www.flickr.com/gp/154861572@N04/6q4YBz

Del camino Manchego al Camino del Sureste ( De Fernán Caballero a Toledo)

P1000706.JPG
Placeres Alforjeros

Buenas nuevamente, ¿que os parece si seguimos por donde lo dejamos?

27 de Agosto de 2017 05.00 de la mañana y cansados de dar vueltas sobre un colchón Therm-a-Rest desinflado y lleno de orificios por los que a modo susurrante se escapa el aire comprimido de su interior, ¿Pinchado? Efectivamente… Pero no, no por la minino que había velado por nuestra seguridad, si no por mi propia gata. La noche anterior al viaje, tras comprobar si todo estaba correcto, decidió saltar del sofá al delicado colchón hinchable, con un desenlace que ya os podréis imaginar… a un orificio por uñas aquello tenía más agujeros de los que había  previsto reparar.

_DSC0369.jpg
July mi querida perforadora de Therm-a-Rest

Pero bueno, aun así se le quiere igual con es carita de bonachona. Sigamos con la crónica:

Como iba diciendo, a escasas horas de la madrugada, con el sol todavía de resaca y la luna apurando su recogida. Montaremos nuestros focos para iluminar aquellas pistas. Soledad y un silencio tan solo perturbado por el chasquido de alguna rama quebrada tras nuestro rodar, estampa que marcaría nuestra senda hasta el límite provincial toledano.

P1000710.JPG

Pronto alcanzaríamos el camino por el  que cada final de septiembre cientos de fieles peregrinan bajo las oraciones y rezos en honor al Santísimo Cristo de Urda.  No podíamos irnos de allí sin conocer la talla de 1596 del señor de la Mancha; para ello dejaríamos nuestras bicis en el patio interior de la Parroquia de San Juan Bautista, y con el mayor respeto posible, a pesar de nuestros atuendos, nada apropiados para una misa dominical, atravesaremos sus puertas, de frente un hermoso retablo  dedicado a su titular San Juan Bautista y Jesús recibiendo el bautismo en las aguas del Río Jordán, sobre el, la imagen venerada. Subiríamos por la escalera paralela al retablo que nos conduciría a  las espaldas de la túnica morada de aquel Nazareno de pelo natural,  acompañados, por supuesto, por el Hermano Mayor, para qué, como costumbre peregrina, besaramos los pies de la Imagen.

P1000712.JPG

Nuestra ruta seguiría en la búsqueda de otro icono manchego, los molinos de viento de Consuegra, para nuestra suerte, aun seguían bien conservados a pesar de las envestidas continuas de un tal Don Quijote, que al parecer se pensaba que eran grandes gigantes y se empeñaba en luchar contra ellos. Los molinos se encontrarían sobre una loma que nos haría dudar si subirla o contemplarla desde abajo, pero que leches… ya que hemos llegado hasta aquí ¿cómo vamos a echarnos atrás ahora?

P1000744

– Chico, ¿seguimos que se nos va a hacer tarde?

– Viejo sabes que me da igual donde lleguemos, pero vale, que Toledo nos espera.

Nuestro pedalear seguiría en la búsqueda de la ciudad Monumental de Toledo, tanto hubiera sido las paradas y entretenimientos por el camino, que la noche se alzaría sobre nosotros, una jornada larga, pero con el premio de entrar en la ciudad iluminada y vestida con sus mejores galas  para disfrute de unos servidores.

P1000766P1000764.JPG

 

Resto de Fotos de la Jornada (28 fotos más)

https://www.flickr.com/gp/154861572@N04/sH3h06

De Ciudad Real a Vitoria

IMG-20170825-WA0000Buenas amigos!

¿Cuánto tiempo ha pasado verdad? Pero bueno, va siendo hora de que nos vayamos poniendo al día, que dejé este espacio varios viajes atrás. En las próximas semanas y motivado por la finalización del libro de siete desiertos, me dicho ¡Pero que leches! yo aquí leyendo sobre otros y el mío abandonado!

Así que nada aprovechando que es festivo y día de Andalucía, hoy comenzaremos con la nueva saga de aventuras alforjeras de estos dos gaditanos, padre e hijo, hijo y padre ¿Qué más se puede pedir?

Hoy recuperaremos la aventura desde Ciudad Real donde lo dejaría por molestias en la rodilla en el último viaje en solitario. ¿Pero recordáis donde lo dejamos? Exacto, Miguelturra, en tierras manchegas, a los pies de Ciudad Real, en aquel viaje en el que acabé calado y con un gripazo del copón debido a la sacudida de una tromba de agua tras otra.

Sin mas preámbulos:

🎤🎵🎵A la puerta de Toledo Maaare, le tengo ceeelo, le tengo ceeelo,🎤🎵🎵

Así con esa coplilla del cantante Chiquetete comenzaría la primera crónica de este viaje con destino Vitoria-Gasteiz

Allí me encontraba en el mismo sitio y a la misma hora, pero con otra persona, ¿no seguía así la letra? Pues sí, dos de la tarde y allí estábamos mi padre y yo, nuevamente como hidalgos caballeros, con el coche aparcado y un sol radiante que invitaba a embadurnarse en crema solar. – que cambio, con el de mis últimos pasos por aquí-

Nuestro primer destino la Puerta de Toledo:

– Pero chico esto no estaba en Madrid?

– Calla viejo y sígueme, que eso está aquí al lado a cuatro rotondas y tres semáforos.

– Todo cuesta arriba como siempre no?

– ¡Que va! por primera vez llaneando y con viento de popa

P1000676.JPG
Puertas de Toledo (Ciudad Real)

Y allí estábamos en la Puerta de Toledo,  puerta que formaría parte de las antiguas murallas de la ciudad y que sería declarada monumento nacional el 4 de febrero de 1915 por el mismísimo  Alfonso XIII!

La jornada discurriría tranquila y plácidamente siguiendo el trazado simultáneo del Camino Manchego, Ruta del Quijote y pinceladas del camino Teresiano. Por el camino llegarían los primeros ángeles, un señor que no vio deambular a los alrededores de una gasolinera abandonada, buscando un punto de agua, se acercaría interesándose por nosotros, ofreciéndonos volver algunos pasos atrás para rellenar nuestros botes en su local de reparto de cubitos y productos congelados, fue un oasis entre tanto castigo del sol.

P1000696

Tras nuestro paso por la pequeña población de Fernán Caballero seguiríamos nuestro camino en la búsqueda de algún lugar para pernoctar, primera noche de acampada del viaje, la traseraP1000701.JPG de una ermita enclavada en un pequeño pinar sería la zona elegida, una jovial  blanca y negro gatita, se convertiría aquella noche en nuestra protectora y vigilanta nocturna a cambio de un trozo de pan y alguna que otra caricia al son de su ronroneo.

A media tarde, las luces de un automóvil, perturbarían nuestro descanso, pero más allá de molestarle nuestra presencia, al estar tan cerca de su parcela,  se ofrecería en dejarnos entrar para darnos un placentero baño con la manguera procedente de uno de sus templados depósitos de agua. ¿Necesitáis algo más? ¿Comida? Tomad un racimo de uvas para mañana. – gracias  Luciano.

Y así sin más, con los nervios del primer viaje, de la primera noche de acampada, donde hasta el caminar de una hormiga te llega a desvelar, pasaría la primera noche de esta nueva etapa alforjera.

P1000704

¿Llegaremos pronto al País Vasco? Pronto lo sabrás

Y aquí el resto de las fotos!

Pinchame para ver las fotos de la jornada.

 

Miguelturra, una cálida bienvenida a los pies de Ciudad Real.

Ciudad Real se aproxima, la pequeña salida al Sur de La Mancha va llegando a su fin. Pero no lloremos antes de tiempo, sigamos contando vivencias, sigamos contando HISTORIAS DE UN ALFORJERO

Ya estamos aquí otra vez, cielito al pie del cañón, con palas y con martillos y con la cara como un tizoooón.  Que sí, que sí, que no, que no, que se va, que se va el vapoooor.

Nada, nada, mejor me dejo de coplillas carnavalescas y os cuento cómo me fue este tramo ¿no?

Día 4, de Valdepeñas a Miguelturra

Valdepeñas, todo preparado, dispuesto a arrancar, cuando el señor de recepción me lo impide:
– ¿Algún problema Manuel?
– Ninguno,un café antes de salir? 
– si invitas…
-Por supuesto.

El par de sobaos y el cafelito gratuito me fueron muy bien para venirme arriba; y, de paso, quitarme las ojeras producidas por el par de vecinos que a mitad de la madrugada les dio por cambiar la decoración de la habitación y clavar alcayatas en la pared. No debía tener mucha soltura ya que por los ¡ay, ay! supongo que algún dedo se debió pillar con el martillo; pero bueno, suerte que el bricolaje duró poco menos de dos minutos, el tiempo de clavar un clavito y colocar algún cuadrito.

En esta jornada no pedaleé sólo pues me acompañaba María, que, de buena fe, me iría sacando poco a poco de la ciudad indicandome cada desvío que tendría que tomar; a estas alturas se agradece no rodar solo después de tantos días, la verdad. Tras unos kilómetros y rotondas llegamos al camino Rural de Almagro, donde decidimos despedirnos para no quedarme sin datos en el móvil. – Gracias María, ¿te volveré a ver algún día? – Cuando estés perdido aquí me tendrás.- dijo ella. Que gran invento esto del Google Maps!
Por delante una pista compactada y sin pérdida hasta Almagro, algún que otro cruce con carreteras locales, pero solo para cruzar al otro lado y seguir por pista.

P1000595.JPG
El descanso del viajero.

Poco antes de llegar a Almagro, veo una casita y una buena sombra, decido preparar la comida y tumbarme a la fresca bajo el constante canto de los alegres verdecillos, un pajarito que abundaba entre los trigales; tanto sería el nivel de relajación que me quedé frito, si no llega a ser por el recalentamiento de los pies a pleno sol aún podría estar allí…
Almagro! Bonito lugar sin duda, un lugar donde relajarse y de obligada visita al menos una vez en la vida, ni recuerdo todo el tiempo que pasaría fotografiando su plaza.

P1000607.JPG
Plaza Mayor de Almagro.

Bueno ya está bien, sigamos pues, otra pista recta en descenso, una curva, otra recta, otro viñedo, otro viñedo, otro más, anda mira otro viñedo más, otra recta muy larga, ¡anda mira! una novedad! ah no… que es otro viñedo más  y  así entre viñedos y con un sol abrasador me llevaría hasta una pequeña población, en la cual el ilustre “Manco de Lepanto” nos contaría que su carismático personaje rechoncho, Sancho Panza, vino a entregar una carta a Dulcinea; Miguelturra, una coqueta y acogedora población a las puertas de Ciudad Real.

P1000623.JPG
¡¡¡¡¡¡¡¡Prieteni buni!!!!!!!

Aquí me esperaban Petru y Roxana, una pareja rumano-moldava encantadora.

Hemos volado  su drone, Petrus me ha arreglado el espejo con pasta de dos componentes, hemos preparado barbacoa para cenar y degustado, o mejor dicho devorado, el rico pan casero al estilo de Rumanía que preparaba Roxana.

DJI_0002.JPG

Adoro Couchsurfing! ¿Qué más se puede pedir? ¿Quedarme una semana más? Sí, podría ser, pero aún queda senda viajera.

Gracias por llegar hasta el final!
Fotos de la Etapa

Un abrazo amig@s!

Por tierras Manchegas. De Villanueva de los Infantes a Valdepeñas.

Buenas a todos!
¡Seguimos con las crónicas manchegas!

Amanece en Villanueva, parece que la morena de Antena 3 ha guardado el paraguas, recojo con ganas y empaqueto el material . Todo listo, voy a calzarme… horroooooor el calcetín mojado hasta el último elastiquillo, que suerte la mía,  las zapatillas de la bici aún estaban empapadas, había olvidado pedir periódicos viejos para acelerar su secado, suerte que siempre llevo los “Queshua” para estos imprevistos que aún en ausencia de calas al menos llevas los pies secos…

Bajo a desayunar y con carita de pena. Negocio con la mujer:

– Sé que el desayuno es buffet, pero solo necesitaría una tostadita y un café, anda pórtate y no me cobres los 5 euros del bufé enteros…- accede con más simpatía de lo habitual en estos casos, ya que lo normal es que te digan ¿y a mi que me importa? Es lo que vale y punto.-
A pesar de estar solo y tener frente a mí todo un surtido de manjares, soy fiel a mi palabra, no caigo en la picaresca y tomo solo lo acordado.

-¿Cuánto te debo guapa? – Dame 2 euros anda.

Ahora sí que sí , salgo y comienzo mi jornada, no sin antes fotografiar la plaza principal, ya que no lo hice por riesgo a mojar la cámara el día anterior.

P1000574.JPG
Villanueva de los Infantes

Sigamos nuestra senda maestro Yoda. Entramos en la pista con desconfianza y temor, tierra de viñedos, pista arcillosa, poco compacto, muchas marcas de tractores…auguro problemas en los próximos kilómetros. Poco me equivocaría, antes de lo que pensaba, me encontré sin salida y embarrado hasta las rodillas. El trazado de mi gps nada tenía que ver con la senda original, cuando trataba de recuperarlo, otro barrizal me encontraba; la tierra arada y las fuertes lluvias, es lo que tiene…

No me queda otra, tengo que ser infiel a mis principios, toca dejarse la moral por los suelos, toca “bajarme del burro” y empujar a regañadientes, toca alterar mi ruta y tomar asfalto. Consigo encontrar un camino que me devuelve a la carretera sin demasiado pastizal y me incorporo.

Bueno, al menos tiene buen arcén; dos lagrimones ficticios de coraje caen por mi rostro, los que me conocéis ya sabéis cuánto me niego a rodar en compañía de coches.
Dicha carretera me desviaba de mi ruta original como ya dije, pero esto es aventura y ya desviados ¿qué más da improvisar, no? Valdepeñas me esperaba! Pedaleo entre toboganes y alguna que otra larga cuesta, no estoy tranquilo, decido parar y pensar en cómo reparar el espejo. Recuerdo un video de Pablo de Bikecanine, en el que lleva el retrovisor atado a un palo de madera. Buena idea…
Dónde busco yo ahora un palo Jesulito? La respuesta la tenía frente a mi, en mis narices. – ¡Ya está, lo tengo! Varillas de la tienda de campaña, bridas por doquier y más de una vuelta de cinta aislante al inventillo improvisado; y, porque no estaba mascando chicle, que si no, ya le hago hasta un sistema eléctrico de intermitentes a lo Macgyver.

IMG_20170513_121314.jpg
Dame un par de bridas y sujetaré el mundo!

Va siendo hora de comer y decido parar a tomar algo en un bar de gasolinera.

– Zumo de piña y un montadito de lomo por favor – Aparece con un platito de chorizo a la brasa, con su cardito chorreando el pan… se me caen dos lagrimones mientras lo devoro. Aparece el citado “montadito XL” con su lomo a la plancha, su queso fundido y su tomatito. «¿Se nota mucho que aún no he almorzado mientras escribo esto?»

El del bar me intenta vender un botijo de barro de 5 litros de recuerdo, que lo enganche encima de las alforjas decía, que él me presta los elastiquitos… «ya estoy yo cargando con un botijo de barro…»

Seguí mi pedalear e improvisé mi senda por las calles de Valdepeñas, en la búsqueda de un techo, no hubo suerte en Warmshowers ni Couchsurfing.

Ya alojado oigo desde mi habitación una música familiar, una banda de cornetas y tambores, ¿Ein? Me he desviado y he vuelto al sur? Sabía que debía de haber girado la segunda a la derecha, me asomo al balcón y descubro el lento avanzar de un Paso procesional, por poco me arranco con una saeta al estilo andaluz, pero desconozco si por tierras manchegas siguen la misma tradición. P1000584.JPG

Gastronomía, cultura y tradición. ¿Qué más podía pedir para esta etapa?

Un abrazo amigos!

Enlace a fotos de la jornada:
https://www.flickr.com/gp/154861572@N04/ooMjv5