Miguelturra, una cálida bienvenida a los pies de Ciudad Real.

Ciudad Real se aproxima, la pequeña salida al Sur de La Mancha va llegando a su fin. Pero no lloremos antes de tiempo, sigamos contando vivencias, sigamos contando HISTORIAS DE UN ALFORJERO

Ya estamos aquí otra vez, cielito al pie del cañón, con palas y con martillos y con la cara como un tizoooón.  Que sí, que sí, que no, que no, que se va, que se va el vapoooor.

Nada, nada, mejor me dejo de coplillas carnavalescas y os cuento cómo me fue este tramo ¿no?

Día 4, de Valdepeñas a Miguelturra

Valdepeñas, todo preparado, dispuesto a arrancar, cuando el señor de recepción me lo impide:
– ¿Algún problema Manuel?
– Ninguno,un café antes de salir? 
– si invitas…
-Por supuesto.

El par de sobaos y el cafelito gratuito me fueron muy bien para venirme arriba; y, de paso, quitarme las ojeras producidas por el par de vecinos que a mitad de la madrugada les dio por cambiar la decoración de la habitación y clavar alcayatas en la pared. No debía tener mucha soltura ya que por los ¡ay, ay! supongo que algún dedo se debió pillar con el martillo; pero bueno, suerte que el bricolaje duró poco menos de dos minutos, el tiempo de clavar un clavito y colocar algún cuadrito.

En esta jornada no pedaleé sólo pues me acompañaba María, que, de buena fe, me iría sacando poco a poco de la ciudad indicandome cada desvío que tendría que tomar; a estas alturas se agradece no rodar solo después de tantos días, la verdad. Tras unos kilómetros y rotondas llegamos al camino Rural de Almagro, donde decidimos despedirnos para no quedarme sin datos en el móvil. – Gracias María, ¿te volveré a ver algún día? – Cuando estés perdido aquí me tendrás.- dijo ella. Que gran invento esto del Google Maps!
Por delante una pista compactada y sin pérdida hasta Almagro, algún que otro cruce con carreteras locales, pero solo para cruzar al otro lado y seguir por pista.

P1000595.JPG
El descanso del viajero.

Poco antes de llegar a Almagro, veo una casita y una buena sombra, decido preparar la comida y tumbarme a la fresca bajo el constante canto de los alegres verdecillos, un pajarito que abundaba entre los trigales; tanto sería el nivel de relajación que me quedé frito, si no llega a ser por el recalentamiento de los pies a pleno sol aún podría estar allí…
Almagro! Bonito lugar sin duda, un lugar donde relajarse y de obligada visita al menos una vez en la vida, ni recuerdo todo el tiempo que pasaría fotografiando su plaza.

P1000607.JPG
Plaza Mayor de Almagro.

Bueno ya está bien, sigamos pues, otra pista recta en descenso, una curva, otra recta, otro viñedo, otro viñedo, otro más, anda mira otro viñedo más, otra recta muy larga, ¡anda mira! una novedad! ah no… que es otro viñedo más  y  así entre viñedos y con un sol abrasador me llevaría hasta una pequeña población, en la cual el ilustre “Manco de Lepanto” nos contaría que su carismático personaje rechoncho, Sancho Panza, vino a entregar una carta a Dulcinea; Miguelturra, una coqueta y acogedora población a las puertas de Ciudad Real.

P1000623.JPG
¡¡¡¡¡¡¡¡Prieteni buni!!!!!!!

Aquí me esperaban Petru y Roxana, una pareja rumano-moldava encantadora.

Hemos volado  su drone, Petrus me ha arreglado el espejo con pasta de dos componentes, hemos preparado barbacoa para cenar y degustado, o mejor dicho devorado, el rico pan casero al estilo de Rumanía que preparaba Roxana.

DJI_0002.JPG

Adoro Couchsurfing! ¿Qué más se puede pedir? ¿Quedarme una semana más? Sí, podría ser, pero aún queda senda viajera.

Gracias por llegar hasta el final!
Fotos de la Etapa

Un abrazo amig@s!

Uniendo Provincias. Ciudad Real – Albacete.

 

Día 0

5 de la mañana, me desvelo y despierto, los gatos me miran , ojos achinados , abaniquean su cola en señal de protesta, apague la luz y siga durmiendo, declino su tentadora oferta y les hago caso omiso. Lo siento amigos esta vez vuestras cautivadoras pupilas y vuestros largos bigotitos no podrán convencerme, ya es la hora de partir. Mientras preparo y cargo bicicleta y alforjas, sus cuerpos se apoyan junto al poyete de la entrada, tras la reja forrada de blanca malla protectora, su mirada felina se clava en la mía, Jimmy se despide maullando en la soledad de la noche, mientras que la tranquila July me devuelve un lento parpadeo de los suyos, no se preocupa sabe que pronto volveré.

Portaros bien, y cuida del glotón de Jimmy, ¡Y espabila! ¡que el gordito se come todo tu pienso tonta! No preocuparos que en un par de día vendrá vuestro viejo amigo Miguel para que vuestra estancia sin mí sea lo menos dura posible.- Julie frunce  su ceño, “Qué tío mas pesado” debe pensar.

Por delante 5 horas, varias vueltas “al cassete” con coplillas gaditanas y alguna que otra parada para estirar las piernas.

Ciudad Real, me da la bienvenida, mi primera parada obligada, Decathlon, – Aviso a modo telegrama a mis seres queridos mediante la lista de difusión creada en WhatsApp. “Acabo de llegar a Ciudad Real, todo bien, un abrazo” Mientras que la aplicación se encarga de comunicar al selecto grupo. Yo me encargo de entrar a buscar la alforja delantera para el manillar, – Pero pichita mía, ¿No has tenido tiempo de comprarla antes?- Pues no. La cremallera decidió dar por concluida su etapa viajera y la vida del cicloturismo, teniendo que sustituirla sin previo aviso, – “Ya hablaremos tu y yo seriamente de lo de avisar con  15 días de antelación… ” –

Todo preparado. Aparco el coche y me dispongo a  rodar ¡Arrancamos entonces! Antes de girar la primera calle, soy yo el que frunce el ceño esta vez,  siento que me falta algo, ¿habré “apagao” el butano? ¿Aparté el puchero del fuego? ¿El coche está cerrado?  Uyyyyyyyy el móvil y la cartera que no lo he cogido del pantalón que he dejado de muda en el coche! Vaya cabeza pichita mía… ¿Os imagináis que hubiera sido de mí sin dinero y sin forma de comunicarme?  ¡Eso sí que hubiera sido auténtica Autosuficiencia!

Venga ahora sí que sí, ah, no, espera, ésto que es? Que hueco más grande en la rueda, alaaaa si me falta un radio. Me vuelvo a una tienda cercana para que me lo reparen, uno nuevo y listo. De paso se encargaran de cuidarme el coche bajo sus cámaras de seguridad durante mi ausencia. Gracias por el detalle amigos. 

Bueno, ¿ya está bien no? peor no he podido empezar, ¿o sí? pues no que está refrescando, uy si creo que me ha caido una gota, no sé  el bote de agua parece estar bien cerrado, miro al cielo. Ofuuuuuu, corre que te corre y a ponerse a cubierto que la mojada no sería pequeña.  Me refugio en Renfe, miro la hora y pienso sobre los acontecimientos vividos, toca decidir, seguir, adelante o cambiar los planes. Finalmente decido cambiar el orden de los factores, – que dicen q no altera el producto- en lugar de ir de Ciudad Real a Albacete pues hago Albacete – Ciudad Real.

Listo, parto en  tren rumbo a Albacete y gasto todos mis cartuchos en buscar alojamiento en una localidad que bien conozco desde pequeño, Couchsurfing, Warmshowers, muchos directamente ignoran mi mensaje, otros declinan mi petición debido a lo precipitado del mensaje, Gonzalo, que en un primer momento no se presta convencido, acaba invitándome a compartir estancia con él y su pareja, mientras tanto Ana Belén me contesta “¿A qué hora llegarás? No hay problema, estaré por casa, toma mi dirección.” Decido no estropear la velada romántica del compañero Gonzalo y decantarme por el nuevo ofrecimiento. Objetivo conseguido! No dormir bajo un puente!

Saludos, presentaciones, 2 besos, sientate, relajate, lo que necesites, estás en tu casa. Adoro este tipo de hospitalidad!

Por delante, una buena tarde de charlas y  muestras de proyectos personales, vivencias y recuerdos de viejos viajes vividos más allá de nuestras fronteras, motivados por algún que otro proyecto solidario, que no hace mas que afianzar el corazón humilde de quien me hospeda. ¿Que profundo me he puesto no? Bueno sigo…

Ana Belén, me lleva a conocer uno de estos proyectos de los que forma parte  y en los que se siente uno como en casa,  el Centro Social Autogestionado La Casa Vieja o CSA La Casa Vieja para los amigos,

– ¿unas verduritas ecológicas?  Ven te muestro un ventanal fabricado con restos de ventanas y una puerta con pedacitos de puertas recicladas, ¿Estamos alicatando la cocina, ¿tú de albañilería como vas?

– fatal, para qué engañarte.

–  ¿te apetece una Quijota?

Eso que es Ana? 

– nada tranquilo una cerveza de aquí-

Vale, pero suavecita, que no he comido nada desde esta mañana  y ya es casi la hora de cenar.

La mirada se me perdería entre las obras de pintura colgada, los detallitos y rótulos de aquel sano lugar, oye! que hasta un “tablao flamenco tenía” – Te presento a unos amigos, él es Paco, ella Marian y él es Alo, – encantado- igualmente amigos.

La noche caería tras las risas y la admiración  de las historias de estos locos soñadores, ¿Alo, existirá aún ese iglú en la nieve del que nos hablabas? Quien sabe…

¿Pero qué es en sí la llamada Casa Vieja?

Podría explicarlos yo, pero también podría extraer de su página oficial su propia presentación, así que… ¿Qué mejor que ellos mismos para dar a conocer su proyecto.

Captura de pantalla 2017-06-17 a las 23.00.17

Más que intentar explicar lo que es la Casa Vieja, primero, habría que decir lo que no es:

  • No es una asociación sectaria.
  • No es una organización jerarquizada.
  • No se debe a ninguna marca o partido político.
  • No es un negocio.
  • No es elitista, no es cerrada y no pretende marcar estilo o moda.
  • La Casa Vieja es un concepto, una idea, un espíritu.
  • Sin apellidos, es una alternativa a la cultura oficial, a la cultura de despachos.

En otros países, en democracias más desarrolladas, estas alternativas suelen estar apoyadas por instituciones públicas. En estos países, a estos espacios se les llama “espacios producentes”, dedicados a la creatividad de una manera informal y libre. Lamentablemente, aquí, lo que no da votos no interesa. Aquí, solo interesan los macroproyectos culturales y las macroempresas de consumo masivo.

La Casa Vieja apuesta por los productos de la zona en la que vivimos. Productos de calidad que se elaboran respetando el medio ambiente, con el fin de mejorar la calidad de vida de nuestro cuerpo. También productos creativos para mejorar la calidad de nuestra mente y de nuestro espíritu.

La Casa Vieja, como ya se ha dicho, no tiene nombres de personas, no tiene líderes. Es una idea que pretende englobar todos los ideales y proyectos de una manera natural y sencilla. Un lugar abierto a la formación de talleres artísticos, gastronómicos con productos ecológicos y exposiciones. Abierto a la investigación social, como diálogo interdisciplinario sobre los problemas de la vida, del espíritu y de la naturaleza. Engloba a cualquier ciudadano motivado, comprometido e interesado en otra “cultura”. Otra cultura que no sea solamente la que nos filtran los medios de comunicación, sino la que está viva, la que nos rodea y que, muchas veces, no vemos por falta de financiación o de otros intereses. Esa otra cultura donde el “capital” no es el dinero, el “capital” son las capacidades y el producto de las capacidades. Esa capacidad que el hombre invierte en el trabajo es el producto que crea, desde el respeto y el cariño por lo bien hecho, ya sea un poema, una escultura o una mermelada. La creatividad orientada al conjunto de la sociedad.

A La Casa vieja no le interesan las grandes estrellas ni las grandes empresas o grandes negocios. Es, simplemente, un espíritu hecho de pequeños sueños, pequeñas estrellas para conformar un bonito firmamento lleno de información, expresión, aprendizaje, intercambio, adquisición y exposición.
– – – – – – – – – – – – –
“Todo en la naturaleza, todo árbol, todo animal tiene su propia mística, sus propios secretos que todavía no han sido resueltos, que no han sido considerados en nuestra presente civilización con su comprensión materialista y politeísta de la ciencia y el arte. Por eso hago énfasis en la necesidad de cambiar la comprensión que tenemos de la ciencia y del arte y de ampliar nuestra idea de realidad. La concepción expandida del arte está relacionada con la capacidad creativa del hombre.”

Joseph Beuys.

WhatsApp Image 2017-05-31 at 14.55.13
De izquierda a derecha: Alo, Ana y Merce. Grandes amigos que dejas en el camino!

https://lacasavieja.org/

Despedida amarga -¿Volverás?- Claro que sí Marian, seguramente nos veamos de nuevo.  Pero mi estómago no puede más. Lo siento ¿Volvemos ya a casa? Vale, la salida es por allí – Oye y este mozo? A mi no me lo presentas?- Claro perdona es que he dejado lo mejor para el final!  Comentaba Ana mientras reían, Merce- Jesús, Jesús- Merce. Encantado señorita, un placer – Igualmente chico.

Ya de vuelta y mientras Ana Belén preparaba la cena yo aprovechaba para sacar mis nuevas herramientas y solucionarle el problema a una mesa temblorosa, unos ajustes por aquí, otros por allí, Viva los cursos del barbas de Bricomanía – ¡Anda! si no se mueve ni un vaso de agua  Gracias!- no hay de qué muchacha!

P1000505.JPG

Todo pasa por algo, y si todo no se hubiese puesto tan en contra, tal vez no hubiese conocido a estos grandes personas y jamás hubiera compartido tan grata convivencia con ellos.

GRACIAS AMIGOS POR DARME LAS FUERZAS QUE NECESITABA PARA COMENZAR MI NUEVA AVENTURA

Más allá de Santiago. Cabo Finisterre.

Boa noite a todos!

¿Dónde lo dejamos?

Cómo olvidarlo… La Catedral de Santiago de Compostela.

1 de enero del 2017, 11.30 de la mañana, la Compostelana en la mano, las calles aún vacías,  y toda una jornada por delante. – ¿Seguimos ruta viejo?-  ¿A dónde vamos ahora? – ¡Al fin del mundo! – ¿Eso queda muy lejos chico?- No, tranquilo, a dos etapas de aquí; no llega a los 90 km. – Aaaa vale, ¿entonces a qué estamos esperando? Vamonos.

A espaldas de la Catedral y antes de comenzar a rodar, un grupo de japoneses, con su sonrisa permanente y fotografiando todo lo que les rodea, ponen su atención en nosotros.

Su guía española, nos preguntó si nos importaba echarnos fotos con ellos, concretamente con una señora que vestía traje tradicional. Al final se animó otra, y luego otros, y tuvimos que salir corriendo porque corríamos peligro de acabar nosotros con los ojos rasgados de tanto flash.

IMG_20170101_112314.jpg

Tras el asalto niponés, partimos sin una idea clara de etapas, solo el destino final, cabo de Finisterre. – Nosotros comenzamos a rodar y  donde lleguemos está bien- nos dijimos. Sabíamos que a pie se solían dividir en 3 etapas, Santiago- Negreira, Negreira-Olveiroa y Olveiroa – Fisterra.  Así que el plan fue completar una etapas de ellas y dejarlo a mitad de la siguiente donde pudiésemos pernoctar.

Con el plan de ruta prediseñado, pero sin estar cerrado a cambio, comenzamos a rodar.

Un puente a las afueras de Santiago junto a un bonito camino frondoso, nos indicaba el camino a Fisterra. Los primeros monolitos con cuenta regresiva irán apareciendo y animándonos en cada uno de ellos a dar un “paso” más en nuestra ruta.

IMG_20170101_113533_BURST001_CO

El camino nos fue demostrando su belleza, un premio para todo aquel que decide proseguir su camino más allá de la Plaza del Obradoiro. Tanta sería la motivación y belleza, que en un momento  de fotografía, acompañado de otro de fuerza interna, nos separaremos sin saber el paradero uno del otro. Un teléfono con apenas cobertura sonando, ¿Dónde te has metido Jesulito?- ¿Yo? Aquí en un sendero con árboles y musgos.- Déjate de bromas niño, ¿dónde estás?- En el camino de Santiago, viejo. ¿Y tú?- Yo qué sé… aquí con árboles, hojas secas y musgo…. (La conversación resultó ser algo surrealista, pero tenía su punto de humor-preocupación)  – Mira, mejor rueda hasta que llegues a un monolito y no te muevas de él, así veremos quién está mas adelantado y no damos mas vueltas. – Al final resultó que el viejo estaba a unos 5 km más adelante que yo… ¿De dónde sacará este hombre las fuerzas?

IMG_20170101_130019.jpg

Primera etapa coronada, Negreira, sello en la credencial y recomendación de pernoctar por parte de la hospitalera  en Vilaserío, una pequeña población con un solo bar y un albergue como único servicio. Bicis en la puerta nos recibe una chica coreana:

안녕하세요! 순례자에요?다-  nos preguntó.

-¿einn? Sí sí, somos peregrinos.

-단행이에요! 여기서 혼자 자면 너무 무서워요. – Exclamó ella.

Al final conseguimos comunicarnos con una mezcla nueva de idiomas , castellano-inglés-coreano.  Allí estábamos los tres bromeando y tratando de entendernos entre risas y gestos. Ella tenía pasta, pero no tenía dónde cocinar, nosotros teníamos cocina, pero no teníamos qué cocinar, así que la unión de ambos nos daría todo lo necesario para comer algo, en una población donde el único bar de la zona, estaba cerrado al público, pero con un señor dentro viendo el futbol, que ni quiso atendernos y una señora que prefirió achicar balones fuera, a nuestra petición de poder llevarnos alguna comida caliente a la boca. Suerte que dimos con Norah y Norah dio con nosotros, si no no sé qué hubiera sido de nosotros sin poder alimentarnos… bueno “alimentarnos”, la pobre Norah, tuvo que asimilar que la pasta sola , sin ningún condimento ni tan siquiera sal, nada tendría que envidiarle a los tallarines que acostumbraba a tomar.

IMG_3157.JPGAmanece y salimos los tres en busca de algo para desayunar, “Colacaooooooouuu” gritaba una y otra vez nuestra amiga “cori” que se moría de ganas por tomar uno de éstos calentito pero… a las puertas del bar, un letrero nos sorprendía, “lunes cerrado”. Adivinad qué día de la semana era… efectivamente… lunes… Así que tuvimos que despedirnos en ayunas. Fuerte y cálidos abrazos. -Noraaaah, Sarangueeee, Anniong! Nuestros mundos se separarían, así es la vida del viajero.

IMG_20170102_121532_388

Los km se iban reduciendo, caminos entre eucaliptos y hojas secas. Un trozo de carretera y una duda por delante, Fisterra o Muxía, pues sería en ese punto donde los caminos se separarían. Cara o cruz y salió cara, nos vamos a Fisterra y dejamos Muxía para otro camino.

hdr

“Al otro lado de la montaña veréis el mar nos decían”, subimos aquella colina con ansias por volver a disfrutar con las vistas marinas, allí lo teníamos, Cee, un hermoso pueblo pesquero enclavado en la Costa da Morte. Poco a poco fuimos descubriendo porqué pensaban los antiguos que esta zona estaba embrujada, tanta belleza tenía que llevar algo oculto, algo así como el canto de una sirena para los marineros.

IMG_20170102_154114.jpg

Fisterra nos daba la bienvenida en su límite local con Cee. El viento que tanto nos había empujado y ayudado en nuestro ascenso se convertiría en nuestro enemigo por momentos, ese viento nos hizo vernos como un Sant Jordi luchando contra su dragón, Hércules contra la hidra o la misma María Pita contra el frente británico. Pero sabíamos de antemano que Fisterra no nos lo pondría fácil, esa carretera con destino el Faro, iba disminuyendo los km representados bajo la vieira. 6,12. .. 4,2…2.1 km casi lo tenemos vamos!

IMG_20170102_164332.jpg
Parada para fotografiarnos junto a la estatua de un peregrino que lucha contra el viento.

Ya divisamos el Faro, música triunfal de entrada, CARROS DE FUEGO, de Vangelis, un ritual para nosotros, na na na naaaaaaanaaaaaa, nananananaaaaaaana .Un señor nos da el alto con una gran cámara profesional cargada a su cuello. – sois españoles? – Si, de Cadiz pisha.

– Soy de la Voz de Galicia os paso a mi redactora para una entrevista ¿os importa? -no no que vaaaa.- Nervios durante aquella entrevista

http://www.lavozdegalicia.es

http://www.lavozdegalicia.es/m/noticia/carballo/fisterra/2017/01/03/fisterra-muxia-vuelven-historia-record-peregrinos/0003_201701C3C1992.htm

IMG_20170103_094400.jpg

Como dos famosos anónimos, seguimos ascendiendo los pocos metros que quedaban.  Sujetaba a mi padre para que no coronase antes que yo, – ¡dónde vas tú chaval tan rápido! Mejor tratamos de llegamos juntos al km 00.0. Y allí estábamos km 00.0 a los pies de otro espléndido Faro, peregrinación completada, ruta Uniendo Cabos a tiro de piedra de ser completada y un nuevo sueño hecho realidad.

IMG_3174.JPG

IMG_3160
De Cap de Creus a Cabo Finisterre. Otro sueño cumplido

Gracias Galicia por formar parte de esta aventura, “moitas grazas” Galicia por tu fuerza y apoyo, por dejarme conocer tus Ruas y tus montañas, por tu rico pan y tu carisma, “moitas grazas” por permitirnos conocerte más profundamente y gracias por guiarnos hasta tu catedral.

Galicia… Nós atopar de novo

Y hasta aquí está nueva aventura, hasta aquí, otro paréntesis. Nos vemos en otra vuestra/nuestra próxima aventura.

Gracias a cada uno de vosotros por apoyarnos y gracias por estar ahí cada noche.
BIKE ZOO, GIMNASIO RIZO nuevamente gracias por vuestra preparación y apoyo.

Además no puedo dejar de agradecer la colaboración de mi gran amiga de la Universidad, Alba Téllez, la cual se ha prestado a traducirme los diálogos de Norah. ¿O pensáis que también iba a saber coreano? Ya, ya se andará!

¿Que quién es la citada traductora?

Licenciada en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, Taekwondista, Actriz, Modelo, Bailarina, MC, Guionista

¿Algo más chiquilla? Pues sí! también da clases de coreano.

Podéis contactar con ella a través de su Instagram: alba_actress o través de linkedin.com

Bueno que al final se me olvida…Miiiiil gracias para ti también Alba!

Un abrazo amigos!

A un hilo del desvanecimiento.

28 de Diciembre de 2016

¿Os suena la fecha verdad? Día de los Santos Inocentes. Aún recuerdo aquella anotación, aquél diario público de viaje, aquella fatídica crónica, la cual, en el momento de su publicación bien  podría haberse entendido como una dura inocentada, pero  desgraciadamente no fue así.

Afortunadamente el cuerpo humano, ese gran sabio, ese gran sistema interconectado que todos poseemos, ese gran organismo que sabe afrontar y defenderse sobre ataques externos, ataques de organismos unicelulares o de cerebros unicelulares como fuera nuestro caso, cuidaría de nosotros.

Where is the Limit?

Dice un conocido spot publicitario; el límite de ellos no lo sé, el mío sin duda aquella jornada lo alcanzaría con creces.
¿Pero que hicistes pedazo de burro?- 

Comencemos pues:

La etapa desde el albergue de Rosa, nueve kilómetros antes de Ribadesella, se convertiría en un mártir, una etapa endiablada de 71 km y un desnivel acumulado de 1400 metros.  Desde aquel lugar partimos con la idea preconcebida de que solo serían 2 puertos no muy importantes, lo que muy a nuestro pesar no sabíamos era que el mayor desnivel lo tendríamos en un falso llano que con subidas y bajadas continuas nos iría castigando poco a poco.

Captura de pantalla 2017-03-29 a las 22.04.05

Nuestro pedalear nos llevaría de forma alegre hasta Villaviciosa. Lugar donde nuestra senda podría desviarse por el sur rumbo a Oviedo, o mas al norte, en dirección Gijón. Tras plantearnos hacía que lugar avanzar, decidimos decantarnos por Gijón,  unas de las decisiones tal vez mas erradas de nuestros viajes, o tal vez no, y el destino así lo quiso. ¿Quíen sabe? a estas alturas qué mas dará ahora..

IMG_20161226_141410Sería desde aquel lugar y momento donde nuestro pedalear alegre se acabase, comenzando una serie de altibajos aparentemente inocentes, pero tan peligrosos como perro que no ladra pero muerde.  Los altibajos, los dos picos que ya sabíamos y el tiempo de luz se pondrían en nuestra contra. Anímicamente, físicamente y moralmente agotados, tuvimos la suerte de dar por el camino  con una casa que ofrece ayuda a todo peregrino que pasa por allí , lugar que como agua de mayo nos daría nuevamente la vida, “El Peregrin Cansau” tenía rotulado en su covacha. El trato con aquella señora tan humilde y entregada, la invitación a un café y varios polvorones, se convirtieron en los responsables directos de que dejásemos pasar el tiempo, todo eso y  y el ronroneo de sus gatos y sus juguetones  perros harían el resto.

IMG_20161226_142051

Pero como era de esperar, tocó  despedirse. Por delante el peor de los puertos que tendríamos que afrontar, – “deberíamos de haber traído la tienda de montaña”- lamentaremos más de una vez –“No puedo más, en la próxima casa abandonada nos quedamos”- Exhausto comentaba – “No tenemos apenas comida ni agua Jesús”-  “Me dá igual papá, no doy más de mí”. – “Vamos chico un poco más, tu puedes hacerlo”.   Gijón sin duda se nos estaba atravesando. Pero entre tanto llanto y suspiro  al fín conseguimos coronar el mayor de los puertos y respirar profundamente antes de disfrutar  con aquélla bajada interminable.

IMG_20161226_170423.jpg

Como era de esperar, finalmente nos cogería la noche.  Una familia al vernos cansados y con caras de circunstancia se interesaría por nosotros y trató de ayudarnos. 

– ¿Necesitais pasar noche? Os pregunto en un hotel cercano – Haría uso de su teléfono móvil para localizarnos alguna habitación disponible – ¿Espera hacia dónde vais?

– Tenemos intención de llegar a Gijón. ¿Queda mucho? No damos para más. 

– No, que va tan solo 10 km y os aseguro que es todo cuesta abajo.

-Enserio? Gracias! seguiremos pues.

Con la noche más oscura, luces delanteras y traseras y chalecos reflectante trabajando al 120% pupilas abiertas como platos y un gran dolor que me oprimía el estómago, señal de que el esfuerzo estaba llegando a su límite, llegaríamos a nuestro destino.
Pero aún no habíamos acabado, un largo caminar de casi 3 km a través de las largas avenidas de la ciudad nos dejaría en casa de Vicente, nuestro ángel de la guarda gijonés .

Cómo os dije al principio el cuerpo es sabio y sobre todo tiene un límite, límite que después de una semana sin descanso y la etapa vivida, lo superé con creces.  Sería en el final del día, tras una ducha en la que el citado límite explotaría, mis piernas flaquearían  y el cuepo me haría vivir una de las mayores pajaras de mi vida, exhausto, mareado, en otro mundo y sin fuerzas caí rendido en aquél sofá.

Aconsejados por Vicente y su anciana madre, a los cuales desde aquí tengo que agradecer que tanto se preocuparan por mi estado  durante aquella noche y días venideros, tomaríamos la decisión  de parar de rodar por un día completo, manteniendo  un merecido y necesario descanso y reposo.

Y así fue, ¿quíen no lo hubiera hecho después del episodio vivido? A las 07 de la mañana tomaremos el tren que nos llevaría hasta Luarca. lugar donde pudimos disfrutar del citado descanso.

Where are the limit? Creeme mejor no lo busques y sal a disfrutar del camino. 

Un Abrazo amigos

Camino del Norte: Dos del Sur de Este a Oeste.

Pues nada eso que….
De nuevo en Cataluña! Nos despedimos con un fins aviat y aquí estamos, volviendo  con las pilas cargadas, prácticamente recién aterrizados de un vuelo perfecto, aunque con algún que otro badén pero sin grandes atascos! ¡¡¡Que alegría eso de volar!!!

Por delante nos queda una noche larga de espera y de conocer el aeropuerto del Prat en su vertiente más tranquila sin el trasiego de viajeros nerviosos de aquí para allá pendientes de sus smartphones y los nervios por coger el siguiente vuelo a su destino laboral, nos espera una noche de operarios de limpieza y luces tenues con la ilusión de comenzar nuestra nueva aventura, con la mirada puesta en el reloj y no para estresarnos como los antes citados sino para tomar el próximo vuelo que nos lleve al encuentro de nuestras queridas alforjas.


Amigos…la aventura está apunto de empezar!!!!!

Con esas palabras comenzaría esa nueva aventura que en adelante os narraremos. Otra nueva aventura que daría comienzo un 19 de Diciembre de 2016 y tendría como objetivo recorrer todo el norte peninsular de Este a Oeste guiados por incontables flechas amarillas que nos guiarán hasta Santiago de Compostela y Finisterre
¿Comenzamos una nueva tanda de vivencias? Pues al lío!

Arratsalde on!/Buenas Tardes!

Pues aquí estamos muy cerquita de Irún, más cerca de lo que nos gustaría pero la noche en el Prat nos dejó medio KO. Deambulamos por los pasillos hasta encontrar donde poder tumbarnos para al menos intentar pegar ojo; costó lo suyo a pesar de que aquel banco de madera de la zona de restaurantes nos ofreció cobijo, pero ni con esas, allí estábamos como el péndulo de un reloj girando el cuerpo de un lado a otro y marcando las”en punto”, porque es lo que duraba la cabezada, una hora justo.IMG_20161219_004437.jpg De vez en cuando me levantaba de mi zona vip y deambulaba a lo Tom Hanks en la peli de “La Terminal“. No fuimos los únicos que pasamos la noche allí, se veían pasajeros y trucos de lo más variopintos para poder dar una cabezada antes de su vuelo, incluso llegué a ver a una chica dormida usando la pantalla de su macbook abierto como “sujeta frente”, (sabía los de Copérnico eran buenos y con recursos pero jamás me podría imaginar que hasta ese extremo de sujeta cabezas tan sofisticado).

Pasarían las horas lentamente y los km y km andados de la primera a la última puerta de embarque de forma repetida a la espera interminable de nuestro vuelo. Un café con una napolitana a medias con mi padre nos engañaría algo el estómago a pocas horas de nuestra salida.

Por fin nuestro embarque se anunció “B-62 con destino San Sebastián”.
Nos haríamos hueco entre los asientos de aquella puerta de embarque, mientras los impacientes formaban una cola eterna para entrar en el avión los primeros y despegar al mismo tiempo que el último en sentarse dentro del Airbus de Vueling. Mostramos nuestros tarjetas y nos sentamos en aquellos estrechos sillones, mientras las  azafatas con su sonrisa permanente mostraban el uso de los elementos de seguridad y observábamos a pasajeros de distinta índole, desde el que se come las uñas mientras suda la gota fría fruto de los nervios, hasta el que repasa los puntos a tratar en su próxima reunión de empresa. Unas luces indican el uso obligado del cinturón de seguridad y la necesidad de poner los dispositivos móviles en modo avión o desconectarlos. Un paseo por la pista antes de “pisar a fondo” y sustentarnos en el aire con ese particular pellizco y sensación extraña que es el de tomar altura. Ya en vuelo  no tocaba surcar los mares del sur, sino surcar los cielos del norte,  disfrutar de las mejores vistas de mi vida, no separar la frente de aquella ventanilla, Contemplar a vista de pájaro un mundo diferente mientras mi padre dormía lo que podía en el asiento central. Sobrevolar aquel manto de nubes como espuma en un mar bravío, me despertaba todos los sentidos, una cama de algodón sobre oscuros núcleos de población con perfiles iluminados a su antojo y miles de luces blancas siguiendo el trazado de las carreteras como hormigas obreras una tras otra, una gran luna que se veía con solo girar la cabeza sin necesidad de levantarla, y, para colmo y disfrute nos amaneció 15 minutos antes de aterrizar, poniéndole así la guinda al pastel con sus tonos rojizos y la vista a un horizonte circular.

Ya aterrizados y con el pie puesto en Irún nos fuimos en busca de nuestras fieles alforjeras a las oficinas de Envialia. Desmontando caja, preparando ruedas, comprobando que todo esté donde debe de estar…

– ¿Todo preparado “opa”?- Le preguntaba mientras el nerviosismo de la primera pedaleada se apoderaba de mí

– Si chico, todo listo. ¿Has avisado a tu madre?

– Ahora mismo lo hago! Lo olvidé con los nervios!
– ¿Ya? ¿Listos? Pues a rodar! Rodaje ascendiendo para comenzar suave… Una bonita subida en la búsqueda del monte Guadalupe y del monte Jaizkibel, un camino cubierto de hojas secas, perfil irregular pero compacto y con restos de castañas.

img_2987

Llegaríamos a la pequeña población de Pasajes, donde una escalera empinada nos hizo bajarnos y tomar las precauciones oportunas mientras contemplamos la barcaza que nos llevaría al otro lado de la orilla (ni en vacaciones nos libramos de embarcar). – Las bicis en la proa por favor -¿Cuánto le debemos señor barquero? – Nada, los hombres bonitos no pagan dinero. – ¿Cómo?-  Son 0,50 por cabeza y bicicleta – Ahí lo lleva usted.

img_2995
Pasajes.

Una carretera local y 9 km escasos nos dejarían junto a una de las playas más conocidas de todo el país, – ¿Se refiere usted a la playa de la Concha?– Esa playa ubicada al oeste de la desembocadura del río Urumea, separada del mismo por el monte Urgull y alojada en la Bahía de La Concha, con una longitud media de 1.350 m, una anchura media de 40 m y una superficie media de 54.000 m²? -Efectivamente, sí, esa es. ¿Lo has mirado en wikipedia no? – Yo? no…no -Bueno, siga usted con la crónica.- 

xto-urgull

Una playa custodiada por un gran monumento esculpido con la talla del Sagrado Corazón de Jesús  al mas puro estilo Cristo Redentor de tierras brasileñas. Llegamos incluso a planteamos bañarnos en la Concha, algo que es típico, pero no está la cosa para darse un baño y acabar por Donostia buscando una “botika” de guardia.

No es que fuera muy tarde en ese momento, pero al final tomamos la decisión de descansar en un albergue juvenil a las afueras de San Sebastián y afrontar así la próxima jornada con más fuerzas, ya que la noche había sido demasiado larga.

La tarde la dedicamos a descansar y a hacer compras en el Super Amara para merendar,cenar y desayunar.

Pronto estaremos en Bilbao celebrando Santo Tomás y disfrutando de sus fiestas populares,que por cierto, hablando de costumbres populares, estuvimos un rato en un pabellón viendo cómo un gran número de jóvenes jugaban a un clásico por estos lares, ¡la pelota vasca! Yo, es ver los golpes que le dan a esa pelotita contra la pared, y dolerme la mano ; aún así espero jugar antes de rodar de nuevo.

pelota2520vasca252004

Besarkada bat lagun/Un Abrazo amigos